Skip to content

Epílogo: ¿De la rebelión a la revolución?

24 agosto, 2011

 

Conversación con Gustavo Esteva

Miembro/Fundador y Coordinador de la Unitierra de Oaxaca

septiembre, 11.00 Hrs.

La rebelión de los indignados (II): Del Sol a Sintagma, el fuego se extiende…

16 agosto, 2011

                                        

                         Conversación con Katerina Nasioka

       Grupo Solidario Comunidad Keratea/Atenas y Colectivo Ratnet

                   Sábado 20 de agosto, 11:00 Hrs

           http://www.megaupload.com/?d=BXVPAQP4         

La rebelión de los indignados (I): una mirada a los acontecimientos del 15M

16 agosto, 2011

 

 

Conversación con Tomás Muñoz

Periodista y colaborador de Diagonal y Kaos en la Red

Sábado 13 de agosto, 11 Hrs.

http://www.megaupload.com/?d=MYCF8FMG

Primavera Zero: Génesis de las revueltas árabes

31 julio, 2011

                                                     

 

    Conversación con Ahmed Mulay Ali Hamadi

       Representante de la República Democrática Saharaui en México

   Sábado 6 de agosto, 11:00 Hrs.

http://www.megaupload.com/?d=6SS6CY71

A guisa de introducción: La Insurrección en curso

31 julio, 2011

     

 Conversación con Gustavo Esteva

 Miembro/Fundador y Coordinador de la Unitierra de Oaxaca

 Sábado 30 de julio, 11:00 Hrs.  

Descargar audio: http://www.megaupload.com/?d=OJ7J5V54 

 

Primera parte.

Vamos a empezar las reflexiones para poderle dar un cierto marco a esta serie sobre los Días de Furia, compartiendo básicamente mi experiencia pensando que puede ser útil para otros. Cayó en mis manos hace un par de años un panfleto del misterioso Comité Invisible de París donde hablaba de la insurrección, el panfleto creo que se llama “La insurrección que viene”, es un panfleto muy especial, está escrito con un lenguaje muy especial, está escrito que el presente no tiene salida, el futuro no tiene porvenir, que la opción de la representación está muerta, que parece que la gente se está movilizando ya contra el voto, y que cada vez más el sentir de la gente es “que se vayan todos”. Efectivamente sonaba que eso era lo que pasaba y que retrataba en efecto que la cuestión era plantearse qué clase de insurrección era. En ese momento cuando estaba yo reflexionando en el estímulo provocado por la insurrección que viene, pronunció Javier Sicilia ante el Simposio Internacional Andrés Aubry, con participación zapatista, en San Cristóbal de las Casas, y ahí presentó un texto muy especial que se llamaba “Proporción y revolución”, donde básicamente lo que dice Javier, lo que dijo Javier hace dos años es que desde la primera vez que se intentó una reforma total del mundo en el siglo XII hasta ahora se siguió un patrón de cambio, un patrón de reforma del mundo, un patrón de revolución, pero que este patrón ya está agotado, que las revoluciones de los últimos 300 años se dedicaron a administrar de diversas maneras a la modernidad pero siguiendo con los mismos problemas de esta modernidad y que la revolución de ahora, la que ahora hacía falta, dado que las anteriores en todos su modelos ya no son posibles, lo que ahora hacía falta era una revolución que recuperara el sentido de la proporción, que recuperara escala humana, que recuperara la escala de cada uno de nosotros. Entonces en ese nuevo tipo de contexto, en ese nuevo tipo de revolución, es que nos planteamos la vieja pregunta de Lenin, la de hace 100 años, la de 1905, la del ¿qué hacer? El siglo XX es claramente el siglo leninista, el siglo de Lenin, el siglo en que todos de alguna manera que él propuso en 1905, en donde básicamente (inaudible) que puede ser un pequeño grupo, una actividad pequeña conduce a las grandes masas (inaudible) como primer punto y como segundo punto que esto lo hace con la conquista del Estado, hay que apoderarse del Estado, hay que apoderarse de los aparatos del Estado (inaudible) que aprendimos en el siglo XX es que por ahí no era, que teníamos que cambiar y estaba yo en este tipo de reflexión cuando recibí la invitación para reflexionar (inaudible) del régimen autoritario al autoritarismo blando, la dictadura perfecta que ha habido en México y que había tenido ya 80 años de duración, se trataba de deshacerse de ese tipo de dictadura y había una analogía muy clara en esos años, que se plantean a raíz de, a principios del 94 con los estallidos que vamos a platicar, estallidos en Túnez, en Egipto, en todo el norte de África cuando los Pueblos árabes están planteando una, la necesidad de deshacerse de esos aparatos que los han controlado, dominado por tantos años, para abrirse a una posibilidad diferente. Pero además están planteando que estos movimientos que son un estallido para sacar algo que no funciona son estallidos que también están buscando una cosa aunque todavía no se define con claridad. Es el grito que en Madrid está diciendo: ¡Democracia real ya!, que en Grecia está hablando de nuevo de una democracia directa y que tenemos en México en un movimiento inspirado en el poeta Javier Sicilia, con su ¡estamos hasta la madre! que tuvo un efecto semejante al ¡basta ya! de los zapatistas, revela un sentimiento nacional, efectivamente estamos hasta la madre la inmensa mayoría de los mexicanos y después Javier en su primer discurso va criticando a cada uno de los responsables, habla contra los distintos aparatos del Estado, contra los medios, contra los empresarios, describe como cada uno de éstos, la iglesia católica desde luego, como cada uno de estos aparatos han sido responsables del horror que estamos viviendo, de aquello de lo que estamos hasta la madre y nos incluye, nos incluye a nosotros, a la sociedad, a los ciudadanos, por haber permitido el horror al que hemos llegado ahora y a aquello que nos tiene hasta la madre. Entonces se plantea de nuevo frente a este horror, frente a la emergencia nacional de la que ha estado hablando Sicilia, se plantea de nuevo en este contexto a partir de la inclusión de Sicilia, el ¿qué hacer?, en Cuernavaca, en los grupos que rodean a Javier, se plantea por una parte un diálogo con el gobierno, que tiene relación con demandas específicas, demandas específicas de las víctimas, se trata de plantear por ejemplo para las familias de los muertos y de los desaparecidos que están en una condición desesperada qué tipo de apoyo deben recibir, se trata por ejemplo en el caso de las familias de los desaparecidos pruebas de ADN porque están desesperados, una mujer decía en el presídium y en camino de la caravana a Juárez: “yo quiero a mi hijo, el cuerpo de mi hijo aunque esté lleno de gusanos”, es la desesperación de saber, de tener alguna constancia de si el desaparecido está o no muerto. Entonces hay ciertas cosas concretas que se empiezan a negociar, pero parece, esto es una interpretación de algo que se ha dicho y que va a empezar a traducirse en hechos, que es un diálogo en el que se busca sobre todo crear un hecho político, un hecho político de enorme importancia que implica plantear: esto no funciona, el Estado no puede ni quiere enfrentar la emergencia nacional y tenemos que saber los mexicanos, tenemos que saber los ciudadanos, que el Estado no puede ni quiere enfrentar la emergencia y que todos tenemos que empezar a actuar. Algunos de los miembros del movimiento lo dicen con inmensa preocupación, dicen “no queremos, pero vamos a tener que llegar a la desobediencia civil”, ya que la desobediencia civil implica muchas cosas, implica resistencia, implica rechazo, pero implica también una fase constructiva, ¿qué cosa es lo que tenemos que construir?, ¿qué cosa es lo que tenemos que hacer?, y aquí es donde parece que es indispensable que retomemos las lecciones del zapatismo. El zapatismo hace desde luego una crítica radical de la democracia de representación, de la democracia formal, de la democracia de arriba, se plantea claramente que la democracia debe estar en el lugar donde la gente está, que hay que crear los cuerpos políticos apropiados para que pueda tomar en sus manos el control de sus vidas y su propio gobierno, entonces se está multiplicando aquí en México y en todas las partes del mundo, recuperando la tradición de las asambleas, la forma asamblearia de tomar decisiones, de discutir, de reflexionar sobre los asuntos y la forma parlamentaria cuando no es asambleísta se junta para tomar decisiones en un conjunto más amplio, aquí se retoma de nuevo la aportación del Congreso Nacional Indígena cuando señaló un principio que parece muy importante: “somos asamblea cuando estamos juntos, somos red cuando estamos separados”, nosotros mismos somos nuestras autonomías, somos nuestros grupos, somos nuestras culturas, pero nos juntamos periódicamente en una asamblea mayor y en esa asamblea tomamos decisiones y llegamos a acuerdos, son formas que tienen tradición y que tienen innovaciones muy importantes en estos Días de Furia, están recreando nuevas formas de hacer política con una escala humana, la escala de los mortales o la escala de la propia gente, esta escala tiene una mirada distinta respecto a las cosas que hace falta hacer. Los zapatistas han sido muy claros de los que se trata: se trata de una lucha anticapitalista que implica varias cosas, implica estar generando desde ya relaciones sociales distintas a las relaciones sociales del sistema y que implica también liberarse de lo que técnicamente se llama trabajo abstracto, el capitalismo como imposición de un trabajo que es básicamente enajenado y enajenante, es ajeno a nuestras capacidades creativas, a nuestras posibilidades de acción, se trata de recuperar el hacer que ha estado diciendo insistentemente John Holloway, se retoma la frase muy conocida de los zapatistas de que se necesita crear un mundo en el que quepan muchos mundos, no se trata de imponer una ideología, una manera de ver el mundo a todos, no se trata de normalizar una situación estándar con un régimen único, sino que se trata de reconocer la pluralidad real del mundo y entonces los movimientos sociales tienen un, toman un nuevo sentido, tienen un “no” común, un rechazo común,  un “rechazamos este régimen, rechazamos este Estado, rechazamos este horror, rechazamos esta violencia, pero tenemos una gran pluralidad de ideales, de perspectivas, de visiones que estamos tratando de armonizar.” Hay otra lección de los zapatistas que se actualiza hoy porque resulta más importante que nunca: “aprender mientras caminas”. No se trata de tener todo previsto de antemano y saber a dónde se va a ir con cada una de las acciones, estar muy abierto a aprender mientras se está caminando, estamos caminando, estamos tomando iniciativas en todas partes, estamos reconstruyendo desde abajo la sociedad, estamos retejiendo el tejido social, entonces vamos aprendiendo en el camino, cuando hacemos nuestras asambleas aprendemos de nuevo como se hacen las asambleas, vamos a aprender al estar caminando. Un aspecto que desde el principio ha sido criticado a los zapatistas porque contradice todas las revoluciones anteriores es el “caminar al paso del más débil”, en lugar de ser la vanguardia, el que sabe a dónde se quiere ir y que se encarama a la punta del cerro, ahora se trata de caminar todos juntos. Se retoma una vez más el viejo poema de León Felipe que adoptó Mexicana como lema de la empresa: “no se trata de llegar antes y primero, sino todos y a tiempo”, se trata de caminar todos, de estar avanzando al paso del más lento, estar avanzando de tal manera que todos podamos avanzar, avanzar todos juntos. Se trata no simplemente de caminar se toma de nuevo una frase que salió con los zapatistas en 96 en el Encuentro Intercontinental, al final del cual ante miles de activistas de todo el mundo decididos a impulsar el cambio, los zapatistas dijeron “no estamos aquí para cambiar el mundo, algo que es muy difícil, por no decir imposible, sino estamos aquí para construir un mundo nuevo”, y esto primero entusiasmó y después causaba frustración diciendo “si, es muy bonito pero es muy romántico, muy idealista” y después hemos encontrado que resulta muy problemático cambiar el mundo, cambiar el sistema educativo o cambiar al sistema electoral, cambiar a los partidos, es algo realmente imposible, lo que parece claro, lo que podemos hacer de inmediato es empezar a construir un nuevo mundo utilizando las múltiples grietas que se han abierto en el régimen político y en el régimen económico, y se retoma lo que a mi entender es la frase más radical que han pronunciado nunca los zapatistas cuando en algún momento dijeron: “nosotros, los zapatistas, somos gente ordinaria, gente común, somos hombres y mujeres ordinarios y por eso, por ser hombres y mujeres ordinarios somos rebeldes, insumisos, soñadores.” Y uno piensa de fondo que esta es una frase que no corresponde a la intuición normal, uno diría: “¿qué, la gente común, esa señora gorda que esta comprando en el Walmart, esa es un rebelde, insumiso, soñador?, ¿de qué se trata eso, qué significa esa frase?”, esta frase vista de nuevo significa que empezamos a ver el mundo desde los ojos de la gente, desde cómo se ve y podemos ver que todas estas personas que aparentemente están manteniendo un comportamiento conservador o incluso reaccionario, estos hombres y mujeres ordinarios, esta gente común, que normalmente los activistas y los dirigentes quieren mover, quieren dirigirlos para llevarlos a su agenda, son los que nos pueden conducir, que a veces en forma latente o a veces en forma abierta, estos hombres y mujeres ordinarios son los que realmente nos pueden llevar a la transformación, los que no sólo nos pueden llevar sino que ya están en ella, que antes que los intelectuales, que los analistas, que los expertos, olfatearon lo que pasa, olfatearon el horror, lo están padeciendo cotidianamente, sufren todos los días las consecuencias del desastre y desde hace tiempo se preparan y se ponen a hacer las cosas que hacen falta hacer, implica que se ponen a cambiar su mundo y el mundo a su alrededor. Con una mirada, que una mirada horizontal desde luego es muy distinta a la que pretende ver desde arriba, a la que pretendería vernos como si fuera desde un satélite, como conducir al conjunto de la nación, como conducir al conjunto de los explotados, de los marginados, con una visión que el que está viendo pretende conocer, pretende llevar a los demás, visto el mundo desde abajo, visto desde los ojos de los hombres y mujeres ordinarios se ve de una manera distinta, con un horizonte diferente y es el que yo creo que en este momento marca los Días de Furia, es un momento de inmensa creatividad social, de imaginación sociológica y política, el reto que nos plantean los hechos es un reto sobre todo a la imaginación y estamos sintiendo, esto es al menos mi punto de vista, esta es mi sensación, estamos viendo que quienes tienen la percepción, quienes tienen la intuición y quienes están teniendo la imaginación para lo que hace falta hacer son hombres y mujeres ordinarios, millones, cientos de millones, quizás miles de millones de personas que están en este momento conduciendo la transformación. Esto es lo que a mi me gustaría reflexionar con otros de otras partes para ver cómo se siente desde allá lo que está pasando ahora en México y en el mundo. Esto es lo que quería poner sobre la mesa a nuestra discusión.

Días de Furia. ¿De la rebelión a la revolución?

28 julio, 2011

 

 

“Me dicen que no hay peligro porque no hay disturbios. Dicen que como no se observa perturbación alguna en la superficie de la sociedad, tampoco existen revoluciones debajo de ella. Permítanme decirles, Señores, que se equivocan. Los disturbios aún no se ha adueñado de las calles, pero han tomado ya posesión de la mente de las gentes.”

Fragmento del discurso de Alexis de Tocqueville ante la Cámara de Diputados en Francia, cuatro semanas antes de que el pueblo francés se rebelara, el rey huyera y se proclamara la Segunda República

 

 Del ¡Ya basta! zapatista que conmocionó a México y al mundo el 1 de enero de 1994 al ¡Democracia real ya! que convocó a miles de personas, sobre todo jóvenes, a ocupar y acampar en las plazas de las principales ciudades del Estado español el 15 de mayo de 2011, se han venido hilvanando diferentes acontecimientos que demuestran que una fuerte necesidad de un cambio profundo se ha posesionado de la mente y del corazón de la gente, todos con el invisible pero fuerte hilo de la rebeldía. El colapso de los dos grandes sistemas mundiales ha abierto espacios para la imaginación y la creatividad y la gente en diversas partes del mundo ha demostrado, a veces pacíficamente pero otras con una intensa furia, que están listos para reclamarlos. Los más recientes acontecimientos obligan no a una sino a muchas reflexiones en todos los medios posibles, incluyendo la apropiación de los medios electrónicos, para acompañar las acciones que desde las muchas movilizaciones sociales se impulsan. Es posible que, como lo plantea Gustavo Esteva en uno de sus recientes escritos, haya una insurrección en curso que recorre todos los rincones del planeta y que eventualmente pueda conducir a una revolución que si bien no pueda ser planeada si podamos imaginar. Sirva este ejercicio de reflexión para este fin.

Este ejercicio de reflexión consistirá en la lectura y discusión en red de textos sobre los recientes acontecimientos de movilización social en diversas partes del mundo desde lo que se ha llamado “la primavera revolucionaria árabe” y sus implicaciones para los movimientos sociales en México. Esta lectura y discusión será complementada con la conversación en-línea con invitados que expondrán su perspectiva sobre estos acontecimientos.

                                                                                                         Convocan:   

Traficantes de Palabras

Biblioteca  Editorial Librería

traficantes13@gmail.com

http://facebook.com/traficantes13

Universidad de la Tierra

Unitierra de Oaxaca

unitierradeoaxaca@gmail.com

http://facebook.com/unitierradeoaxaca

Programa

 

A guisa de introducción: La Insurrección en curso

Conversación con Gustavo Esteva

Miembro/Fundador y Coordinador de la Unitierra de Oaxaca

Sábado 30 de julio, 11:00 Hrs. (*)

 

Primavera Zero: Génesis de las revueltas árabes

Conversación con Ahmed Mulay Ali Hamadi

Representante de la República Democrática Saharaui en México

Sábado 6 de agosto, 11:00 Hrs. (*)

 

La rebelión de los indignados (I): una mirada a los acontecimientos del 15M

Conversación con Tomás Muñoz

Periodista y colaborador de Diagonal y Kaos en la Red

Sábado 13 de agosto, 11 Hrs. (*)

 

La rebelión de los indignados (II): Del Sol a Sintagma, el fuego se extiende…

Conversación con Katerina Nasioka

Grupo Solidario Comunidad Keratea/Atenas y Colectivo Ratnet

Sábado 20 de agosto, 11:00 Hrs. (*)

 

Epílogo: ¿De la rebelión a la revolución?

Conversación con Gustavo Esteva

Miembro/Fundador y Coordinador de la Unitierra de Oaxaca

Sábado 27 de agosto, 11.00 Hrs. (*)

(*) Hora de la Ciudad de México.

La herramienta convivial: a modo de presentación.

26 julio, 2011

Consideramos que la herramienta es una extensión o ampliación de las capacidades propias en que el usuario es capaz de emplearla conforme a sus intenciones y deseos. Son herramientas un martillo, un lápiz, una asamblea, un régimen de seguridad social o un procedimiento electoral. En la era actual de los sistemas perdemos control de la herramienta: nos convertimos en un subsistema de un sistema a cuyas normas y condiciones debemos someternos. En lugar de emplear las herramientas en función de nuestras intenciones y deseos, debemos ajustarnos a las condiciones que la herramienta, convertida en sistema, nos impone; es decir, cumplimos funciones del sistema, que ya no corresponden a nuestra intención.

En este campo de aprendizaje, examinamos críticamente la sociedad tecnológica y estudiamos cómo librarnos de las imposiciones de los sistemas y cómo emplear con autonomía herramientas de esta era. Al mismo tiempo, concentramos nuestro empeño en concebir, crear, reproducir y emplear herramientas que amplíen nuestras capacidades en la vida cotidiana.